¡Ah, son cuentos!

 
 

Oct-09 Foto

¡Ah, son cuentos!

Suele ser una expresión del cliente de cualquier librería al tomar para ojearlo un libro del panel de novedades de algún autor de su preferencia o interés. Y a continuación, el libro vuelve...

 

 

 

     
 

a su sitio. Es indudable que aunque ahora hablemos, tanto en suplementos literarios de los periódicos, como en páginas en la red –en donde tienen amplia vida- de una época que se pinta dorada hacia el relato breve, y hay editoriales (Imaginaria, Páginas de Espuma, Menoscuatro) que le prestan especial atención, la fuerza de la novela, comercial y literariamente hablando es muy superior.

Yo siempre he tenido un gran respeto y admiración por el cuento, el relato breve. En mis páginas mensuales de www.acercatealoslibros.com es raro que haya alguna sin que en la sección sugerimos, no aparezca un buen libro de cuentos. Este mes de Septiembre, como podréis comprobar, está íntegramente dedicada a este género y su lectura me ha proporcionado este verano gran placer y satisfacción. La antología de treinta y cuatro relatos de “Siglo XXI. Los nuevos nombres del cuento español actual” efectuada por Gemma Pellicer y Fernando Valls, además de ser excelente, es que nos pone delante de los mejores jóvenes escritores con una formación académica y literaria importante y títulos ya en la calle que consolidan el valor del cuento que de los mismos incluyen.

Yo equipararía los cuentos –tengan la temática y la modernidad en su forma que posean- a los viejos discos de vinilo donde el sonido de los temas se parece más a algo más verdadero. Son una provocación en escasas páginas a la realidad de la más profunda escritura, tienen un tono adulto permanente al que llegan antes de un capítulo de una novela. “El cuento es diferente, más parecido a la realidad” que dice Lara Moreno, o en opinión de Eloy Tizón, prologando “El otro fuego” de Inés Mendoza, “no es el lugar en el que se descubre un secreto, sino el lugar en el que se custodia un secreto."

He leído este mes de Agosto, -custodiándolas- las páginas de mi próxima página web en blanco descubriendo una gran literatura; he gozado con Pilar Adón, con Cristina Cerrada, con Berta Marsé, con Ricardo Menéndez Salmón, escritores de prestigio y que han dejado en su breves relatos como una antología literaria que tenía voz y peso, que eran motivo suficiente para que ese libro ojeado por un posible lector cayera en sus manos definitivamente.

…"escribir cuentos para mí es algo poderosamente libre, torrencial, como la música, como una azada blandiendo la tierra sin encontrar obstáculos. Aunque el obstáculo llegue." (Lara Moreno) Escuché esa música, fui venciendo obstáculos de mi vida diaria, acumulando ilusión para contarlo en mis páginas de Septiembre, esa literatura ajena y poderosa que voy reseñando de cada libro.
Esa es pues mi introducción de este mes y su contenido. La inspiración dura –dice Irene Jiménez- quince o veinte páginas o menos, da lo mismo, “aparece de pronto y después se retira.”

De mí no se retirará el amor al cuento jamás.